Las Mordidas de los Pezones por los Bebes

Comparte con tus familiares y amigas

Los bebés no tienen por qué morder el pecho (aunque tengan dientes) porque para mamar no aprietan la mandíbula contra el pezón, en realidad lo presionan con la lengua y contra el paladar, así que una mamá que da el pecho no debería temer que su hijo le mordiera (a pesar de los comentarios de la gente). Sin embargo, de vez en cuando he visto mamás que se han quejado de que sus hijos les muerden o les han mordido alguna vez. Algunos bebés contraen la mandíbula al quedarse dormidos y cierran los maxilares atrapando el pecho y la mamá puede interpretarlo como que le ha mordido. En realidad el bebé no ha tenido ninguna intención de morderle ni de hacerle daño. Por esto es tan importante saber si el bebé ha “mordido” al quedarse dormido al pecho o en cualquier momento del día estando despierto, porque no es lo mismo. En el caso de los bebés que cierran la mandíbula al dormirse, se puede solucionar intentando que el bebé no se quede totalmente dormido con el pecho en la boca. En el caso de los bebés que muerden estando despiertos, los motivos pueden ser diversos: Le están saliendo los dientes, Están rabiosos, frustrados o enfadados por alguna situación, Están hiperexcitados y necesitan descargar la sobrecarga, La mamá está ausente mientras le da el pecho: viendo la TV, hablando por teléfono, etc, La mamá está enfadada y el bebé nota la tensión, El bebé no quiere mamar pero su mami le insiste para que tome pecho (quizás no tiene hambre o está jugando distraído) Generalmente, detrás de un mordisco de un bebé estando despierto, suele haber un motivo emocional (excepto en la salida de los dientes) y lo mejor para resolver esta situación es encontrar la causa real para poder acompañar al niño y que deje de morder. Los bebés están en plena etapa “oral” lo que significa que obtienen placer por la boca con la succión pero también sueltan su rabia y su estrés por la boca. Si un bebé está frustrado o rabioso, seguramente morderá para soltar su tensión (por eso hay tantos pequeños que muerden en la guardería). Algunas mujeres gritan y separan al bebé del pecho para indicarle que eso no se debe hacer. Lo cierto es que eso, aunque puede ser efectivo, no resuelve el problema de verdad porque no indaga la causa real del mordisco. Sé que se suele recomendar decir un NO fuerte y rotundo para evitar que el bebé muerda y sé que a veces funciona, pero generalmente el bebé se asusta frente a esa respuesta de su madre y realmente no resuelve el miedo o la rabia que el bebé está padeciendo.