Las ventajas de las técnicas de estudio en nuestros hijos

Comparte con tus familiares y amigas

Es fundamental que los padres demuestren interés, paciencia, entusiasmo y respeto a sus hijos. El niño no debe sentirse interrogado, debe sentirse protagonista e importante. Cada niño es un mundo a la hora de lograr una motivación positiva hacia el estudio es por ello que cada técnica será diferente para fomentar actitudes positivas y una coordinación entre padres y profesores. Lo primero es lograr esa empatía con su hijo, conocer a fondo los grupos musicales favoritos de sus hijos, sus aficiones, sus horarios y actividades que realiza en la escuela. No será fácil establecer con el niño un hábito adecuado de estudio. Hay que usar la creatividad. Empiece por tener largas conversaciones con su hijo. No importa que tenga, 5, 6, 10 o 15 años. Muestre un sincero interés por lo que hace en clase y fuera del aula cada día. Pruebe el siguiente ejercicio; cada día durante una semana pregúntele que ha aprendido desde la primera hora de clase hasta la última. Interésese igualmente por los recreos. Es importante como padres acostumbrarse a dedicar una hora mínimo cada día a esto y a no desanimarse. Pasos para establecer un buen hábito de estudio: Planificación del tiempo. Planifique el horario en cada semana y de cada dia, intentando con fuerza cumplir el plan que te has trazado. Lleve un diario con apuntes de todos los acontecimientos que sean importantes en el cumplimiento de lo que se planifica. Técnicas de memorización. Repetir la palabras hasta aprenderlas es un viejo truco y funciona, agrupe en categorías de la misma clase, asocie las palabras a algo que se conozca, mucho mejor a cosas que podamos ver al momento y que sean fáciles de recordar, subraye y haga resúmenes, haga esquemas, realice mapas conceptuales; estas son las más conocidas y le funcionaran de acuerdo a como reaccione mejor el niño. Recordemos que algunos estudiantes aprenden mejor escuchando. Suelen ser niños a los que les gusta hablar y tienen facilidad para ello. Son generalmente sociables, con interés en la música y la lectura. Cuando estudian suelen poner voz en su aprendizaje o estudian en voz alta. Este estilo es más frecuente en niñas que en niños, ya que estas suelen tener de forma natural mayor capacidad de aprendizaje. Si nuestra niña o niño está en este grupo podríamos estimular precisamente el uso de la palabra como forma de aprender. Los padres deben tener presente que el niño o adolescente no debe sentirse interrogado, lo más importante es motivarlo. Las mejores técnicas de estudio fracasan si el estudiante no encuentra suficiente motivación para concentrar su esfuerzo en aprender y estudiar. Como en todo, lo más importante es el ejemplo: ver a papá y a mamá estudiar junto con ellos es algo que no tiene comparación. ​