Lo que las mujeres deben saber sobre el cuidado durante el embarazo

Comparte con tus familiares y amigas

La mayoría de las veces sobre todo las mujeres primerizas en este nuevo mundo del embarazo siempre están acompañadas por sus madres o suegras, que gentilmente ayudan en lo posible a la hija o nuera para que padezca lo menos posible basándose en su amplia experiencia.

Siempre son reconfortantes los sabios consejos de señoras con tanto camino recorrido en este aspecto, incluso no solo como madres sino también como abuelas. Pero ¿qué sucede si las señoras en cuestión no tienen oportunidad o tiempo de apoyarle en sus cuidados?

Por lo tanto aquí citamos un par de consejos que pueden ayudar a llevar el embarazo de la mejor manera posible, para que no sea tan tediosa la espera de ese ser maravilloso que, se los aseguro, cambiará su vida mágicamente y por completo:

Comer sanamente durante el embarazo

Muchas mujeres se escudan en comer demasiado o comer muchos de los clásicos antojos argumentando que "tienen que comer por 2" cuando la realidad es completamente distinta. Si se atiborran de comida sobre todo cuando la preferida es la que carece de nutrientes sólo por el simple antojo, terminarán con un sobrepeso que después costará prácticamente un esfuerzo sobrehumano quitar, ya que nos sentimos con la libertad de que como estamos atravesando por esta maravillosa etapa tenemos derecho a comer todo lo que nos pongan enfrente, y lo que no esté a nuestro alcance también. Estarán cometiendo un grave error si consumen una dieta a base de helados, taquitos, tortas, pizzas, hamburguesas con papas, pasteles, postres y cuanta cosa se les pueda antojar.  Aunque se escuche trillado, deben tener sumo cuidado en su alimentación y su peso en esta etapa, comiendo frutas, mucha verdura, carne magra, cereales y lácteos, y consumo muy moderado en azúcar y grasas.

Monitorear el peso durante el embarazo

Es muy importante el monitorear nuestro peso constantemente, de preferencia cada semana, independientemente del momento que tengamos que asistir con el ginecólogo a nuestra consulta de rutina. De preferencia podemos llevar un record personal de cuánto estamos aumentando y comentarlo con el médico. Él nos indicará si el aumento va dentro de lo permisible o si hay que encender focos rojos porque ya nos fuimos de bruces ingiriendo alimentos inadecuados.

Mantenerse en movimiento durante el emabrazo.

Con esto no nos referimos que en el embarazo se pueda seguir con la rutina normal del gimnasio, sería ideal pero es imposible. Pero ello no implica que esté permitido quedarse postradas en un sillón o en cama viendo cómo crecen completas, no solo su barriga. Caminar, tomar unas mancuernas pequeñas y ejercitar los brazos, montar 10 minutos la bici estacionaria y de forma moderada, no se estanquen. De esta forma podrán mantenerte en forma y así no sufrirán tanto con esos kilitos de más.

Cabe mencionar que estos sencillos consejos no solo van dirigidos a quienes se estrenarán como mamás. Al contrario, aún si ya tienes tu primer o segundo bebé, hay que tratar de seguir estas sencillas indicaciones y les garantizo que tendrán bebés más saludables y no cargarán con tanto exceso de peso, solo el permitido de esta bella etapa. 


Tenga en cuenta: Tu Maternidad y los materiales y la información que contiene no están destinados a, y no constituyen, asesoramiento o diagnóstico médico u otro tipo de salud y no deben utilizarse como tales. Siempre debe consultar con un médico calificado o profesional de la salud acerca de sus circunstancias específicas.