Los beneficios de una guardería o cuido para tu bebé

Comparte con tus familiares y amigas

Para muchas mamás el simple hecho de escuchar la palabra “guardería” o "cuido" les resulta incomodo, les pone de nervios e incluso pueden oponerse rotundamente a esta idea, ya que todas las mamás tenemos el mismo pensamiento: “quien mejor que yo que soy su madre para estar al tanto de todos los cuidados que mi bebé necesita”. El problema sobreviene cuando la guardería parece ser la única posibilidad viable ya que ni tu mamá ni tu suegra pueden auxiliarte con esa siempre bienvenida ayuda, sobre todo cuando muchas de las veces no tienes sólo un bebé por cuidar sino un pequeñito de 1 o 2 años de edad más otro bebé. Esta opción surge de la necesidad de que tú como mamá, irremediablemente también debes trabajar, ya que hoy en día a pesar de que el escenario ideal es que tu esposo sea quien traiga el dinero a casa en lo que tú te encargas del cuidado de los pequeños, el que la mujer trabaje ya no resulta un lujo sino una necesidad. Entonces al no haber más remedio que dejar a tu bebé en una guardería, debes cerciorarte en el servicio que prestan. Si puedes pedir diversas opiniones será mucho mejor, verificar que las educadoras estén debidamente certificadas para desempeñar el trabajo más importante que es el cuidado de tu bebé. También debes pensar en los horarios de servicio que presta, de manera que no te cueste trabajo que mantengan a tu hijo determinadas horas o que no tenga limitante en ellas. Poco a poco irás descubriendo los grandes cambios que tendrá en tu bebé el visitar una guardería. Uno de sus beneficios es el hecho de que desarrollan su mente mucho más rápido, aprenden a hablar y a caminar rápidamente, a diferencia que si estuvieran en casa donde el aprendizaje siempre resulta más lento. Los ejemplos los encontramos entre los niños que acuden a la guardería, antes de un año ya están pronunciando sus primeras palabras, no así con los niños que se quedan en casa. Hubo un caso donde un pequeño tenía ya 3 años, siendo sus únicas palabras el clásico “ma” y “pa” y su madre ha estado con él todo el tiempo pues nunca ha trabajado. Aquí es donde se subraya el tiempo de calidad y no de cantidad, pues no tendría caso que estuvieras en casa al cuidado de tus hijos cuando ellos no son tu prioridad, y el ejemplo es esta mujer donde ha preferido siempre estar al pendiente de las amigas, las vecinas, publicar sus salidas nocturnas en Facebook, un nuevo amante, antes de ver qué es lo que ocurre con sus hijos. Otro de los beneficios que trae la guardería es que aprende a convivir con otros niños del promedio de su edad, así como con las maestras, ayudando a que conforme pase el tiempo no sea retraído, tímido o huraño. Esto las educadoras lo logran mediante juegos, canciones para niños, actividades interactivas donde aprovechan al máximo que en los primeros años tu bebé es sumamente inteligente para retener todo el aprendizaje que se le proporcione (pero ten cuidado, aprendizaje nos referimos al bueno y al malo). Así que si te decides por meter a tu hijo a una guardería no te sientas culpable, y además de que muchas veces no te queda opción, la ayuda que traerá en tu hijo o en ti será bastante.