Los Beneficios del Ejercicio en los Niños

Comparte con tus familiares y amigas

En todos lados hemos escuchado consejos acerca de lo benéfico que resulta la actividad física tanto en adultos como en niños, sobre todo cuando se hacen campañas para combatir males que aquejan más que antes hoy en día, como la obesidad adulta o infantil. Esto se da por una simple y llana razón: El sedentarismo. La tecnología que vemos extremadamente benéfica en la actualidad no deja de serlo, si la ocupamos con moderación. El sedentarismo y la tecnología ahora ya van de la mano porque en caso de los niños, muchas veces son muy pequeñitos cuando ya disponen de diversos aparatos electrónicos con conexión a internet y acceso a juegos. Esto ocasiona si no hay un control debido que pase mucho tiempo frente a la computadora o al Smartphone o al Xbox dejando de lado lo de verdad importante. También puede resultar complicado hablar del hábito del ejercicio que deseamos se forje en nuestros hijos si los padres no tienen ni la menor intención de hacerlo, ya sea por cuenta propia en algún gimnasio o en casa o salir a correr al parque; o con los pequeños en una salida al bosque de picnic cada fin de semana. Mayor aún si ambos padres de igual manera no gustan ni siquiera de ver deportes por televisión. Si el niño tiene algún tipo de acercamiento con un deporte, una actividad física en conjunto o si él ve que sus padres gustan de alguna manera del ejercicio, será más fácil que también a él le pueda llamar la atención. Si tienes pensado que tu pequeño pueda matricularse más seriamente en algún equipo sería perfecto, habiendo platicado antes las cuestiones del tiempo y dinero. Para empezar debes preguntarle qué le gustaría jugar. Afortunadamente hay un abanico de opciones a elegir en ligas infantiles, como el futbol soccer, el futbol americano, natación, karate, beisbol, entre otras. Por otro lado si no tienes muchas posibilidades de que tu hijo asista más en forma en una liga infantil no te preocupes, incítalo a jugar futbol o basquetbol con sus amigos en las canchas de tu casa, o si es más pequeño puedes llevarlo al parque para andar en bicicleta o con una pelota. Esto es ideal que puedas llevarlo a cabo en sus primeros años porque además de tenerlo activo, reforzarás el vínculo materno hacia él. Los beneficios que traerá la actividad física en tu hijo serán enormes, comenzando con el vínculo contigo, la convivencia con sus amigos o compañeros de algún equipo en que pueda estar. Al hacer ejercicio tendrá más hambre y comerá mejor, y con esa alimentación que le des estarás formando con el paso de los años un joven sano y fuerte, alejado de tantos vicios que puede adquirir si no estás en entera atención hacia tu hijo. De igual manera si es que no eres de consumir alimentos saludables, y tu hijo ya gusta del hábito del ejercicio, combatirás un futuro sobrepeso u obesidad. Por otro lado también hay la sugerencia de por lo menos una vez al mes, salir toda la familia a algún bosque, con las bicicletas y preparados con agua para tomar y algún bocadillo, pues uno de los temas más importantes que debes forjar en ellos es la convivencia en familia y así ambos padres le demostrarán que tienen tiempo para dedicarle.