Los buenos modales de nuestros hijos se aprenden en el hogar

Comparte con tus familiares y amigas

Es una de las presiones que pueden tener los padres de familia de hoy día. Porque carecen de tiempo para formar a sus hijos, delegan en terceros y si no se les inculca desde pequeños la forma de comportarse en el hogar y su entorno, da allí partirán futuras situaciones donde el resto de la sociedad observara que la persona tiene mucha preparación en conocimiento, pero su cultura, don de gente, imagen y educación con cortesía lo dejó a un lado. Puede existir mucha literatura en torno a saber comportarse con educación, pero va a depender de la actitud de cada quien, que haya compromiso de aprender para superarse y saber actuar en cualquier escenario que le toque compartir. Cambia quien quiere cambiar, es por ello que muchos se superan y llegan lejos, mientras otros disfrutan de vivir en su mediocridad. Creemos que no es necesario si somos profesionales o estudiados, pero los buenos modales, dicen mucho de la persona. Muchos opinan que en el hogar comienza la educación, y eso debe llevarnos a reflexionar como padres, en tratar de esforzarnos en aprender y mejorar muchos aspectos, como el cómo nos alimentamos y cuando compartimos socialmente, por decir. Los buenos modales son universales sin distinciones: hay que saber utilizarlos, la cortesía, nuestro modo de expresarnos verbalmente, se debe en todo momento quedar bien ante quienes nos rodean, cada niño aprende y ve un ejemplo en sus padres, esa será su guía a seguir, como el padre y la madre hables, así hablara el niño, cuan educado sea el padre y la madre, así lo será el niño. Tener buenos hábitos y ser educado no significa ser adinerado, cualquier estrato social debe esforzarse en aprender porque no sabemos si en un futuro nos toque comer o platicar al lado de una persona importante, jerarca, con respeto. La educación es la base de una sociedad, y si no, veamos lo que ocurre en varios países, donde no vemos cortesía al manejar, en la forma de comunicarnos, cuando pedimos información o requerimos de algún servicio. Tener buenos modales no es arrogancia ni vanidad, no debe aprenderse para pretender demostrarle a los demás que se sabe de ello y los otros no. Son simples normas de convivencia enmarcadas en un clima de respeto que facilitan el ambiente de convivencia humana. Es muy importante dar a conocer los buenos hábitos a nuestros hijos, ya que este tipo de personas son bienvenidas en todo ambiente y triunfaran más de aquellos que no las poseen.