Mi Hijo Tiene Malas Notas En La Escuela… ¿Qué hago?

Comparte con tus familiares y amigas

Los chicos de ahora vienen sobre estimulados. Los juegos de video, los celulares y el Internet o la televisión son en algunas ocasiones los motivos por los que sus lapsos de atención son más breves. Muchos docentes se ven obligados a cambiar las actividades del aula cada 15 minutos porque sus alumnos se distraen, se muestran inquietos y no prestan atención. Este fenómeno, unido a que muchos niños acuden a jornadas escolares de ocho horas provocan un cansancio en los niños que origina un bajo rendimiento escolar y un agotamiento visual y mental importante. Con estos consejos pretendemos ayudarte, a muchas mamás le funcionan. Por eso decidimos compartirlos: Cuando tu hijo vuelva del colegio deja que descanse un poco. Que coma algo que le guste o duerma una breve siesta. Que su cuarto se encuentre limpio y ordenado fomentará una atmósfera de tranquilidad propicia para descansar y enfrentar sus tareas escolares con mejor predisposición. Destaca sus logros, sus éxitos. Felicítalo y prémialo con una rica merienda, con elogios y si es posible de vez en cuando con un reconocimiento económico. No esperen a última hora para que inicie sus tareas. Estará cansado y su capacidad se verá reducida notablemente. Que el momento de la tarea no sea un momento de pelea. Eso provocará en él un bloqueo que no le permitirá aprender. No muestres tu frustración si tu hijo no entiende lo que le explicas o se equivoca. Está aprendiendo y no todos aprendemos al mismo ritmo. Dedica tiempo exclusivamente a él. Si además de ayudarlo estás pendiente de tus otros hijos o de la cena sentirá que no es importante lo que está haciendo. No le hagas las tareas. Muchos padres toman esta opción por ser más rápida pero los maestros notan cuando un trabajo está hecho por la madre o padre del niño. Además el objetivo es que aprenda y no que te sobrecargues de trabajo. Si a pesar de todos tus esfuerzos no mejoran sus notas y su rendimiento escolar para obtener los resultados que los dos esperan sería bueno evaluar la posibilidad de contratar un tutor o maestro particular. Muchas veces nuestros hijos se comportan mucho mejor con extraños con quienes no tienen confianza. Además la persona tendrá la formación  y experiencia adecuadas para encarar este reto alcanzando el éxito deseado. En general a medida que tu hijo avance en sus niveles escolares también se harán más complicados los contenidos que aprenda y las tareas que le pidan. Sin embargo, es bueno recordar que la tarea escolar es un tema de interés familiar y la responsabilidad es compartida entre padres, hijos y maestros.