Parto Tranquilo : Recomendaciones para tenerlo

Comparte con tus familiares y amigas

Para muchas mujeres, el sólo hecho de pensar en el parto,  produce mucho susto, pues este tiene fama de ser muy doloroso, y así es como nos lo muestra la televisión, a eso se le suman los relatos de familiares y conocidos que cuentan sus sorprendentes historias acerca de sus propias experiencias y las de otras personas que conocen, todo esto ayuda a desatar los nervios de quien en sus últimas semanas de embarazo.

Nadie te puede decir que tendrás un parto tranquilo, fácil, rápido y sin dolor, (que puede suceder) pero tampoco puedes estar convencida de lo contrario, solo hasta ese momento lo sabrás. Sea cual sea tu caso, cuando asumes un pensamiento consiente y positivo, esto traerá como consecuencia un mejor parto, donde seguramente te sentirás más confiada, segura y con menos ansiedad.

Perder el miedo al parto

A pesar del miedo que te pueden producir los relatos, que en la mayoría de los casos te los cuentan para ayudarte a que te prepares, no tienes por qué pensar que contigo será igual, pero sí estar preparada para cualquiera de las posibles situaciones, esto no quiere decir que te tienes que asustar, sino que debes informarte lo más que puedas sobre todo lo que tiene que ver con el parto, por ejemplo, los tipos de partos, como elaborar un plan de parto, técnicas y medicación existente para reducir el dolor de parto, tus derechos en el momento del parto, etc.

Una herramienta que puede ayudar mucho en la pérdida del miedo al parto, es sin duda recibir una educación de preparación para el nacimiento, pues allí la mujer conoce el papel que cumple cada parte de su cuerpo en el transcurso del embarazo y parto,  de esta manera es más consiente del proceso, y así será más fácil que se disponga a aportar lo mejor de sí en el momento del nacimiento de su bebé.

Mantener una mentalidad positiva es clave

Dado el poder que tiene la mente, mantener un pensamiento positivo puede marcar la diferencia, sé optimista y convéncete de que tú puedes. Piensa en las miles, y millones de mujeres en todo el  mundo que a través de la historia de la humanidad han dado a luz y lo han superado. En los talleres de preparación al nacimiento por lo general explican métodos para entrenar la mentalidad positiva.

Trata de mantener la calma

Puede parecer un acto desconsiderado que alguien se atreva a pedirte que estés calmada en ese momento donde estarás pasando dolor, y estas en todo tu derecho de expresarlo, pero desde mi propia experiencia (tuve un parto sin ningún tipo de anestesia) te digo que si es posible, la mete tiene mucho poder, a pesar del dolor, trata de no llegar al extremo del desespero, mantén el control de la situación,  y si puedes, no grites mucho, los gritos solo pueden angustiarte más y hacer que te desconcentres, mejor piensa que entre más dolor sientas, más cerca estás de tener en brazos a tu bebé (puedes utilizar técnicas para combatir el dolor) durante el trabajo de parto y en el momento de la expulsión trata de obedecer al máximo las órdenes de los médicos, (esto me ayudó mucho, y fui la consentida del hospital después del nacimiento de mi bebé) y seguramente todo será mejor y más rápido.

Para concluir, no es que debas pensar que todo será perfecto, pero si de que aproveches al máximo las herramientas disponibles para vivir esta experiencia de la mejor manera posible y con la mejor disposición.