Regresar al trabajo después del embarazo

Comparte con tus familiares y amigas

Volver al trabajo después del embarazo, con tu bebé que aún es tan pequeño, es seguramente una situación muy difícil y angustiante para cualquier madre, pero las necesidades económicas que ahora son mayores, en muchas ocasiones no dejan otra alternativa. Pronto se acaba la corta licencia de maternidad y hay que volver al trabajo. Cuando existe la posibilidad de decidir, aparecen muchas dudas, respecto a la cantidad de tiempo que le dedicarás a tu trabajo (medio tiempo o tiempo completo), cuanto tiempo esperar para volver a trabajar, y hasta te puedes preguntar si haces vienen dejar a tu bebé por cierta cantidad de tiempo, o simplemente la pasión por tu trabajo te pone en un dilema.

Empezar a trabajar te ayudará a pensar nuevamente en ti y en otras cosas aparte de tu bebé. De todas maneras él siempre será el centro de tu universo pero no lo único que te ocupa. Maquillarte y arreglarte cada mañana, volver a ver a tus compañeros de trabajo y reiniciar tu rutina laboral serán de mucho provecho para tu vida personal y profesional. Muchas madres deciden dejar de trabajar los primeros años de sus hijos para dedicarse a la crianza. Sin embargo, en mercados laborales tan competitivos eso puede hacer que la reinsersión laboral luego sea más difícil.

En todos los países las empresas y los patronos te dan legalmente un tiempo llamado pre natal y post natal. Son días para que te dediques a la recuperación física y emocional de lo que implica un parto y la crianza de un recién nacido. Sin embargo, estás tan ocupada que esos días pasan más que volando.

En cualquiera de los casos mencionados anteriormente, trata de en lo posible planificar con tiempo, puesto que la adaptación a esta nueva etapa de la vida te llevará tiempo, y tener claro qué y cómo lo vas a hacer puede hacer las cosas más fáciles.

Aprende cómo organizar tus planes y llevar mejor tu vida de madre y mujer trabajadora:

  • Toma con aceptación el cambio de tu rutina, y sé consiente de que es algo necesario. A pesar del trabajo, dedicar un momento para tu hijo es necesario y muy importante, él te necesita y no es culpable de nuestros afanes, responsabilidades y cansancios. Bríndale atención y procura que haya por lo menos unos minutos de juego al día, o si llegas muy tarde del trabajo y estás muy cansada, puedes compartir algún tipo de actividad más relajada como leerle un cuento.
  • Procura estar siempre un paso adelante: haz comidas rápidas o prepáralas por adelantado y prepara desde el día anterior la vestimenta tuya y la de tu bebé.
  • La lactancia materna suele ser complicada mientras trabajas, en este caso puedes exprimirte ya sea manualmente o con un sacaleches y mantener cantidades suficientes de leche en el refrigerador.
  • Buscar ayuda de familiares y personas de confianza para el cuidado del bebé en las horas de trabajo es una buena alternativa, si no tienes familiares cerca, averigua por las guarderías, es mejor si consigues una cercana y de buena reputación.
  • Pese a la larga lista de cosas que tienes que hacer, en cuanto a ti, es completamente necesario que te dediques tiempo a ti misma, para consentirte, relajarte, sentirte bella y disfrutar de tu pareja, así sean solo diez minutos, pues si no estás bien contigo misma, te será muy complicado hacer las cosas bien.
  • Pide ayuda a miembros de tu familia. A veces las abuelas, tías o amigas íntimas pueden sentirse halagadas cuidando un día a la semana de tu bebé a la vez que son de una gran ayuda.
  • Cuenta con el apoyo de tu pareja. Los padres que se involucran con el cuidado del recién nacido suelen tener mejores vínculos y se sienten integrados en la relación madre-hijo en lugar de competir por el lugar que algunos creen equivocadamente, robó el recién nacido. Tómate tiempo para ti. El bebé, la calle y el trabajo son muchos aspectos para cuidar. No te olvides por ellos de atenderte a ti misma. Recuerda el refrán  popular que dice “Nadie puede dar lo que no tiene”. Por lo tanto, si no te sientes a gusto contigo misma, no podrás darle bienestar a tu bebé.
  • Háblale al pequeño. Los niños reconocen la voz de su madre desde el vientre. Escuchar tu voz lo reconfortará y le dará seguridad. Cuéntale de tu día laboral y tus deseos para con él.
  • Date premios con frecuencia. Cómprate ese helado que te gusta, regálate esa blusa que viste la semana pasada y te encantó. Tómate una tarde con amigas mientras alguien cuida de tu niño.

El secreto para que esta vuelta al trabajo sea una buena experiencia es la organización. Planea con tiempo quién se quedará a cargo de cuidar al bebé mientras estás en el trabajo. Infórmate de la legislación vigente en tu país. Todos los países contemplan horas de lactancia que deben dar a la madre para que alimente a su bebé en su casa.

Si seguirás con la lactancia, deja tu leche en biberones bien cerrados dentro del refrigerador. Es bueno que el bebé tome leche materna todo el tiempo que sea posible y el reinicio de tu vida laboral no tiene porqué ser motivo para que la interrumpas.

Finalmente, no te agobies si te sientes muy saturada, recuerda que estás haciendo tu mejor esfuerzo, así que tampoco te compares con otras madres que parecen desenvolverse mejor que tú y que el tiempo les rinde más, porque cada hogar y cada  bebé son diferentes y tienen sus propias necesidades.

La separación entre la madre y el niño es muchas veces más traumática para la madre que para el niño. Si está bien cuidado y atendido puedes quedarte más que tranquila. Todas las madres que trabajamos pasamos por este trance, no es nada del otro mundo y luego de unas semanas te darás cuenta de que todos se adaptaron más de lo que pensaban a este cambio.

Tomar la decisión más adecuada en cada caso tomará tiempo para las madres, pero si lo haces con tiempo y con la certeza de que es por el bienestar de tu bebé, (sinculpas) te resultará más fácil y será más rápido. Trabajar es un derecho de todos y una forma de realización personal que no tienes por qué abandonar si no lo deseas.


Tenga en cuenta: Tu Maternidad y los materiales y la información que contiene no están destinados a, y no constituyen, asesoramiento o diagnóstico médico u otro tipo de salud y no deben utilizarse como tales. Siempre debe consultar con un médico calificado o profesional de la salud acerca de sus circunstancias específicas.