Saber escuchar a los hijos y a la pareja

Comparte con tus familiares y amigas

Para saber escuchar, hay que mantener la mente abierta y activa, es preguntarnos para que puede servirme ahora o posteriormente lo que me están diciendo. ¿Cuáles son sus ideas principales? ¿Cómo se relaciona esto con lo que Yo sé, con lo que conozco, con lo que estoy sintiendo? ¿Qué necesidad o creencias está tratando de manifestarme? ¿De qué no me he percatado?. Ya que en ocasiones es necesario hacernos a un lado de nuestro rol de padre o madre, esposa o esposa, para escuchar a la otra persona, para conocer porque situación está pasando, saber que está tratando de comunicarme, de manifestarme, de expresar una necesidad. Escuchar es respetar, es no juzgar lo que el otro dice, es saber que lo que está expresando la otra persona en un momento importante tiene un valor, aun cuando no estemos de acuerdo con lo que dice. Que su visión del mundo es una entre las muchas que existen y que está siendo vista desde la edad que tiene, si es hombre o es mujer, sus circunstancias de vida y los conocimientos adquiridos hasta ese momento. Porque finalmente todos vamos creciendo, madurando y pensando distinto según nos vaya en la vida. Escuchar es estar consciente de la diversidad, de que nadie tiene la verdad absoluta y que podemos aprender de cualquier opinión. Es reconocerse que ellos además, tienen tanto derecho como nosotros de sentir, creer o necesitar lo que consideren pertinente. Muchas parejas pelean solo por este hecho. Es cuando las personas dicen “no me entiende” “hablo, hablo y hablo y nunca me hace caso” “no tiene caso que hable con el, al final no me entiende” “nunca le para la boca, por eso ni hablo, ni me deja”, etcétera, etcétera. Saber escuchar es ser capaz de hacer una pausa y colocarnos en los zapatos de la otra persona, es atender a lo que esta nos dice sin hacer juicio alguno y es un proceso recíproco, si nos escuchan, también escuchamos. ¿Quieres pasar un tiempo con tu pareja? PLATIQUEN y ESCUCHENSE y enseñen a sus hijos a respetar este tiempo entre ustedes, enséñenles que así cuando están con ellos, los demás también tienen que respetar ese momento de plática seria e íntima entre ustedes. Poner atención con calidad, significa orientarse a la otra persona, se trata de un componente que involucra todo el cuerpo y todos tus sentidos que significa que genuinamente estás interesado en lo que la otra persona te está comunicando. Este pequeño detalle de saber escuchar, de la atención especial para la otra persona, la atención con calidad, mueve montañas en las familias, en los grupos de amigos y ayuda a disminuir la cantidad de problemas, por la buena comunicación que existe entre la pareja, entre ellos y sus hijos. Saber escuchar con atención permite solucionar de forma adecuada los problemas, porque se comprende lo que te está pidiendo, comprendes como se está sintiendo con la situación y comprendes que puedes hacer o dejar de hacer para arreglar la situación.

Tenga en cuenta: Tu Maternidad y los materiales y la información que contiene no están destinados a, y no constituyen, asesoramiento o diagnóstico médico u otro tipo de salud y no deben utilizarse como tales. Siempre debe consultar con un médico calificado o profesional de la salud acerca de sus circunstancias específicas.