¿Sabes que hacer cuando tu hijo trata de llamar la atención?

Comparte con tus familiares y amigas

Cuantas veces no hemos sabido de casos donde los niños tienen ciertas actitudes aparentemente raras o fuera de contexto que no logramos explicarnos; desde orinar en la cama hasta no comer. Muchas de las veces esto lo podemos atribuir a que es una manera de los pequeños de llamar la atención de sus padres principalmente y de la demás gente que le rodea, llámese abuelos, tíos, y demás. Pero ¿porqué tu hijo puede llegar a adoptar alguna rara actitud? Sería hora de que te preguntaras si le estás dando la atención correcta. Sabemos que puede resultar sumamente difícil, sobre todo para nosotras las mujeres asumir diversos roles al mismo tiempo: administrar una oficina y administrar una casa al mismo tiempo, sin descuidar un solo momento ni al esposo y obviamente a los hijos. Por ello podemos pensar en que somos muy fuertes, ya que abarcamos tantas cosas… Desgraciadamente algo se nos tiene que pasar irremediablemente, sólo hay que procurar que no sean nuestros pequeños los que dejemos de lado. Porque la atención que tu hijo pudiera querer atraer de ti puede ser de algo moderado o hasta muy grave. Hubo un caso de una pequeña de 7 años que lógicamente hace tiempo había dejado el pañal. Aparentemente llevaba una vida normal viviendo con su madre, su hermano y su abuelo. Sorpresivamente comenzó con episodios de orinar la cama haciéndolo cada vez más frecuente. Se le preguntaba qué estaba pasando, la reprendieron incluso y aún así lo seguía haciendo. Después de 2 años con la misma situación, la mamá optó por llevarla con un psicólogo. La madre sintió morir cuando el doctor le platicó el motivo de la actitud de su pequeña: El abuelo estaba abusando sexualmente de ella. El caso de esta otra pequeña no fue tan grave como el anterior, pero no deja de ser preocupante. De momento le surgió una rara obsesión por lavar sus manos. La gente podría pensar que era una niña muy limpia pues cuantas mamás no tienen problema para que sus hijos laven sus manos cuando es lo indicado. La situación es que ella no lo hacía conforme las recomendaciones sabidas por todos. Lavaba sus manos alrededor de 20 veces al día. Entonces ya no era normal… Desafortunadamente esta niña de 10 años veía a ambos padres alcohólicos: el papá iba a trabajar esporádicamente y la mamá estaba más ocupada en sus amigas o en algún amante, o en qué bar visitarían el próximo fin de semana, que en ella.  Después de más de medio año actuando de esa manera, la piel de sus manos parecía como de una octagenaria porque aunado a ello, cuando lavaba sus manos nunca las secaba, así que siempre estaba con las manos escurriendo hasta que los abuelos la llevaron con un psicólogo y también encontró el foco del problema: sus padres. En conclusión, debemos estar siempre alertas de algún cambio anormal que veamos en nuestros hijos. Por ellos debemos ser capaces de dividirnos en 20 partes si es preciso para no descuidar ningún aspecto que tenga que ver con ellos, detectar alguna actitud rara lo más pronto posible y actuar al respecto de inmediato.