Sexualidad y embarazo

Comparte con tus familiares y amigas

Cuánto se habla de sexo…Sin embargo parece no hablarse tanto cuando se trata la combinación sexo y embarazo. Esto despierta curiosidad en las parejas; sobre todo si se trata del primer embarazo.

En algunos casos la falta de información provoca distanciamientos innecesarios en las parejas que esperan un bebé. Muchos creen que la actividad sexual durante la gestación puede provocar algún daño al bebé o a la madre.

Otros en cambio, tienen cierto pudor y respeto exagerado hacia la futura mamá, que no deja por ello de ser una mujer normal en todos los sentidos. Otras personas, por razones más psicológicas inhiben su deseo sexual y la pasión durante estos meses se resiente por falta de comunicación.

Para toda embarazada la actividad sexual no solo es algo deseado sino necesario y hermoso.

Su necesidad de cercanía y deseo de afecto aumentan muchas veces junto con su sensibilidad. Es muy importante que ambos miembros de la pareja dialoguen acerca de sus miedos, necesidades y expectativas sexuales y de ser necesario visiten juntos un profesional para que oriente este aspecto tan importante de la pareja.

De por sí existen mitos acerca del sexo. Una vez leí en un libro de educación sexual: ” Aquello de lo que no se habla se convierte en peligroso”

La actividad sexual, si el embarazo se desarrolla con normalidad, puede continuarse tranquilamente durante todo el embarazo. Esta no ocasiona ningún daño en el futuro bebé ni en la madre. Tampoco afecta el proceso de gestación propiamente dicho.

Es cierto que cerca del final del embarazo la pareja deberá adoptar posiciones que sean cómodas para ambos dado el aumentado tamaño del vientre de la madre.

Si el embarazo en cambio es de alto riesgo por algún motivo en ese caso debe consultarse al médico. De lo contrario lo más natural es continuar con la vida sexual habitual. Las razones por las que el ginecólogo puede recomendar que se eviten las relaciones sexuales son: las pérdidas, el peligro de un parto prematuro, las hemorragias o contracciones después de los encuentros sexuales.

En los primeros meses del embarazo puede verse disminuido el deseo sexual de la madre debido a las náuseas o algunos malestares propios de esta etapa de la gestación. Sin embargo, todo depende de cada persona y situación. En una misma mujer cada embarazo es diferente y tiene características distintas. El segundo trimestre suele ser el más cómodo para la madre en todos los sentidos, incluso para llevar adelante una vida sexual activa y satisfactoria en su totalidad.

Es por eso conveniente que toda visita al ginecólogo sea en pareja. Es una aventura de ambos, una responsabilidad compartida. Una tarea de dos. Los hombres tienen dudas acerca de su futuro hijo, miedos sobre la gestación, mitos y preguntas que son ideales para resolver en el consultorio. Se crea también un vínculo maravilloso entre el médico y el padre, una complicidad, una relación estrecha y agradable.

Despertar la creatividad, fomentar la fantasía y el romanticismo pueden convertir en todo un reto esta aventura que se vive en pareja y debe ser siempre placentera.


Tenga en cuenta: Tu Maternidad y los materiales y la información que contiene no están destinados a, y no constituyen, asesoramiento o diagnóstico médico u otro tipo de salud y no deben utilizarse como tales. Siempre debe consultar con un médico calificado o profesional de la salud acerca de sus circunstancias específicas.