¿Un nuevo hermanito?

La llegada de un nuevo miembro a la familia no siempre es motivo de alegría para nuestros hijos. Esto se complica aún más cuando han sido hijos únicos y fueron el centro de nuestros cuidados y atenciones durante algunos años.

Es por eso que es tan importante el momento y la manera que elegimos para contarles la nueva noticia. A veces los niños se enteran porque nos escuchan hablando con una amiga cuando ellos ni siquiera estaban al tanto del asunto.

En otros casos se los comunica alguien de la familia o algún amiguito que pensó que ya lo sabía. Una vez que lo saben muchas ideas pasan por su mente infantil.

Recuerdo que una compañera del colegio le dijo a mi hija, ambas de 5 años en aquel entonces mientras jugaban y yo estaba en la cocina: “Ahora que tus papás van a tener un nuevo bebé no te van a querer más. A mí me pasó eso.”

Ella vino corriendo hacia mí, llena de preocupación y temor a relatarme lo sucedido y preguntarme: Mami, ¿eso es verdad?.

Esa pregunta dio lugar a una charla que seguramente recordaremos ambas el resto de nuestra vida. Por suerte todo terminó bien y ella tomó como un regalo esa nueva vida que llegaría en unos meses a la casa.

Algunos consejos pueden orientarnos a encarar este momento trascendente de una manera positiva con los más chicos de la casa.

  • Ir preparando el terreno una vez que nos enteramos de nuestro embarazo es una buena estrategia.
  • Algunos ginecólogos recomiendan no hacerles saber la noticia inmediatamente a los más pequeños debido a que el primer trimestre de embarazo es delicado y estadísticamente es cuando más pérdidas se registran durante la gestación. Sin embargo, esa decisión es totalmente personal y debe ser tomada en privado por cada pareja.
  • Sin embargo seguramente es un buen momento para hablar con los niños de bebés, preguntarle si tuviera un hermanito qué nombre le gustaría o acercarnos a alguna amiga que tiene bebés o está embarazada para que lo sienta como algo natural y alegre en la vida de una familia.
  • Sin llenar su pequeño mundo de información, crear situaciones relacionadas con el tema de manera natural y agradable como ver una película que trata el tema de forma distendida, leer alguna revista al respecto o simplemente jugar a una situación imaginaria puede ser un buen comienzo antes de darles la “primicia”.
  • Por la importancia que tiene para ellos este hecho deben sentirse parte protagonista en el proceso. Elegirle la ropa, que nos ayuden a ordenar o decorar el cuarto del bebé o pintarle algún dibujo para regalarle cuando nazca son buenas ideas.

Algo muy positivo es que cuando llegue el nuevo bebé y nos vengan a visitar amigos y familiares  les pidamos que traigan algún pequeño regalo para el hermano mayor. Un chocolate, un libro para colorear o un juguete económico pueden ser un detalle que lo hagan sentir considerado y querido a pesar de la llegada de nuestro nuevo bebé.

Por último tratemos de evitar las comparaciones entre el nuevo miembro de la familia y nuestro niño.

Cada hijo es único e irrepetible y debe sentirlo así.