¡No hay mejor medicina que el abrazo de una madre!